#523


Un “Club de los Poetas Muertos” en un laboratorio de bioquímica, donde un científico recién llegado y de buen corazón hará ver a las cobayas que no son sólo animales de estudio sino posibles librepensadores con un futuro esperanzador más allá de estas cuatro paredes esterilizadas. Por supuesto, al bioquímico también lo puede interpretar Robin Williams, si no es que lo ha hecho ya.