#530


Un científico loco intenta conseguir un suero que inyectado en la dosis correcta convierte al individuo en un bailarín experto. Antes que a nadie, se lo administra a sí mismo, transformándose en un brillante intérprete de boogie. Es la película que siempre quiso hacer Roger Corman.