#587


Mientras se rodaba “Le llaman Bodhi”, los figurantes intervenían en otra película de surfistas que nunca llegó a estrenarse por problemas con la productora. En ella, un surfero inexperto deja el surf para dedicarse a la política, convirtiéndose en gobernador de California y declarando la guerra al estado de Wisconsin. Se iniciará entonces una Guerra Civil que durará quince años y en la que perecerán millones de sufridos norteamericanos. La película se rodó utilizando los mismos decorados que el clásico de Kathryn Bigelow, y siempre que Patrick Swayze y Keanu Reeves abandonaban el set habiendo cumplido con su trabajo.