#623


En la Edad Media, unos caballeros descubren los restos de un submarino japonés abatido delante de la costa británica. Como son tan supersticiosos, están convencidos de que se trata del esqueleto fosilizado de una antigua criatura mitológica y lo tratan como tal. Lo introducen más allá de las murallas de la ciudad, exhibido como un trofeo, ignorando que dentro se esconde un ejército nipón que acabará conquistando Inglaterra. Sin embargo, hay un pequeño detalle en el que ninguno de ellos ha reparado…