#632


Un guionista que ha perdido su toque para los diálogos chispeantes es contratado por un Billy Wilder en crisis creativa para que le suplante escribiendo el guión de su última comedia de enredos. El guionista se verá inmerso en una tremenda screwball vital, mientras pretende hacerse con el suculento cheque sin escribir una sola línea.