#633


Una vieja película de 1939 nos sirve como base para esta pizza de cien millones de dólares que rodamos en menos de dos días, sobre un pianista maldito que cada vez que interpreta la Gran Polonesa Brillante de Chopin causa la muerte de veinte personas alrededor del mundo. Pero el pianista no es consciente, e interpretará la pieza unas diez mil veces más antes de morir. Será condenado por genocidio en su lecho de muerte, cuando se confirme la desgraciada conexión entre su música y los crímenes.