#724


Una película rodada a caballo entre París y Ámsterdam. Pero a caballo de verdad. La cámara da tantos saltos que no nos enteramos ni de cuándo salimos de Francia, ni de cuándo llegamos a Holanda. El alcohol nos ayuda a olvidar quién la dirige.