#751


Un sordo recupera la vista y un ciego el oído durante el encendido sermón de un predicador fraudulento con importantes amigos en la Mafia. Los hermanos Coen quisieron dirigir esta película con Antonio Resines de protagonista, pero prefirieron desentenderse del proyecto y que la rodara cualquier desgraciado.