#779


Una película religiosa que, en cambio, fantasea y hasta se regodea con la idea de que Dios no existe. Nadie se lo explica, pero así es: en lugar de vendernos un paraíso y un Ser Supremo, la película es un compendio de desacreditaciones en contra del Todopoderoso, la Biblia y la Iglesia. La Conferencia Episcopal está encantadísima con el resultado y aseguran que es exactamente lo que ellos querían, aunque en la película se digan cosas como “Si Dios existiera nos escupiría a la cara” o “Arramba con lo que puedas mientras estés en la Tierra, que mañana seremos pasto de los putos gusanos”.