#842


La vida de Van Gogh es llevada de nuevo a la pantalla en esta comedia desenfadada en la que un pintor loquísimo quere conseguir los amores de una anciana que vive en el piso de al lado. Para estar a la altura de las circunstancias, el pintor envejece 50 años y se corta las dos orejas para quedarse igual de sordo que su amada. Muere solo y soltero en un pueblecito holandés sin haberle dado tiempo de pintar ni un puñetero cuadro.