#856


Si se mezcla “El silencio de un hombre” y “Drive” el resultado es otra película diferente, concretamente un documental sobre osos canadienses que han desarrollado un odio feroz contra todo lo que sea o huela a neoyorquino, como las películas de Edward Burns, Jerry Seinfeld o el final de “El planeta de los simios”. No nos dan el Oscar a la Mejor Película de Animación por muy poco.