#870


El protagonista no aparece en toda la película y sólo al final de todo, incluso después de los títulos de crédito, se hace una nimia referencia a su existencia. Pero aún así lleva el peso de toda la película sobre sus hombros y no tenemos ninguna duda de que alrededor de él gira toda la trama. Le pagamos a Orlando Bloom veinte millones de dólares sólo para que no aparezca ni un solo segundo de metraje.