#911


Esta es la historia de amor entre la Bestia del Lago y un pescador amateur pariente lejano de Franklin D. Roosevelt. Una película sobre relaciones homosexuales en plena naturaleza, con animales mitológicos y aficionados a la pesca con mosca. Un Brokeback Mountain con elementos fantásticos y una fuerte carga política. Demasiado para un público corto de miras que le dará la espalda a la propuesta más original del cine comercial desde John Carter, ese drama existencial con gente continuamente resfriada que patinó estrepitosamente en la taquilla por pretender ser lo que no era.