#953


Dario Argento nos entrega su última obra maestra: un documental hiperrealista sobre un asesino en serie que se convierte en funcionario. Esto pasó de verdad: fue en los años 80 en la Italia de Sandro Pertini y aunque ni el contexto político ni el social tengan nada que ver en la historia, Argento lo conecta con maestría, consiguiendo que todo case a la perfección, aunque en la práctica dé igual. El documental son tres horas de un plano fijo que constata algo que sabe todo el mundo: que los romanos conducen como locos. Ennio Morricone no quiere componernos la banda sonora porque está de vacaciones.