#999


Naciones Unidas se ve obligada a nombrar Secretario General a un campesino de Kansas. Su designación se produce después de que todos los miembros se nieguen a ocupar el cargo, por motivos que no atinamos a explicar. El pueblerino pondrá patas arriba a la organización con sus ideas carentes de toda lógica, pero a la vez tan enternecedoras. Naciones Unidas acabará rindiéndose poco a poco a sus encantos, muchos y muy variados, todos ellos íntimamente ligados con una vuelta a los orígenes bucólicos del ser humano. Sin embargo, un joven y ambicioso politicucho se las ingeniará para hacerle la vida imposible al simplón Secretario y como no lo consigue, fantaseará con pegarle un tiro. Mike Leigh se hace cargo del proyecto convencido de que será su obra maestra.