#1020


Un rey campechano ve su imperio desmoronarse cuando un yerno ambicioso comete un desfalco público y toda la prensa arremete contra el corrupto. El país pedirá su cabeza en una bandeja, pero el yerno tiene otros planes: huir bien lejos del reino mientras el pueblo apechuga con sus desmanes. Michael Mann orquesta un filme político de primer orden pero se equivoca en el reparto: no puedes poner a Orlando Bloom de rey de nada, ni a Anthony Hopkins de yerno de nadie.