#1031


Una voz en la noche alerta a los aldeanos. Se trata del sereno, que aburriéndose mucho, se entretiene despertando a sus convecinos. La gente monta guardia para evitar que el suceso se repita, pero lo hace ¡y de qué manera! Stanley Kubrick intentó llevar a cabo este interesantísimo guión junto con el de Napoleón, el de una adaptación musical de “Crimen y castigo”, el de una película muda sobre Roland Barthes, el de los últimos días de Lady Gaga en Twitter, el del biopic de un director de fotografía desconocido y sin trabajo, el de la adaptación del best-seller “Dirección de Marketing” de Philip Kotler y el de la llegada de Colón a su casa, tarde, con la cena puesta y fría y su mujer enfadadísima, después de surcar los mares en busca de nuevas rutas hacia la India. Pero Kubrick era muy vago y se dormía siempre cuando tocaba ir a rodar.