#1038


El 11 de Downing Street tiene un nuevo inquilino: se trata de un pesadísimo y ruidoso vecino que está desquiciando al Primer Ministro. No le deja dormir por las noches, pone la música a toda pastilla y cocina sardinas a las dos de la madrugada. Un auténtico incordio. Para colmo, está intentando camelarse a la esposa del máximo mandatario británico. La historia da un giro inesperado cuando descubrimos que el vecino es en realidad el ex-Primer Ministro Tony Blair, que ha vuelto para saldar las cuentas y recuperar el puesto que le pertenece por derecho divino.