#1072


Gracias a una ingeniosísima maniobra de distracción, nos colamos en el estreno para VIPs de “El llanero solitario” y le damos a Johnny Depp nuestro nuevo guión, para que se lo pase a Al Pacino. Se trata de una TV movie protagonizada por un showrunner en crisis creativa. El tipo ha perdido toda la autoridad que tenía en la serie de más éxito de la televisión: la historia de una patrulla de élite que se infiltra en un comando enemigo para minar su capacidad combativa ganándoles cada noche al póker. El showrunner ya no sabe cómo hacer para que en cada capítulo deje de haber una timba. Todos los episodios son iguales, con la misma estructura, los mismos actores, la misma banda sonora, la misma resolución; tan aburridos como mirar el culo de un perro durante tres horas. Como consecuencia, el showrunner soñará con acabar su vida tirándose desde la W del Monte Lee.