#1089


El líder de nuestra secta nos convence de que extirparnos el bazo para ofrecérselo a nuestro dios Kukuxumuxu es una idea buenísima. Lo hacemos y, es verdad, no pasa nada. Tampoco pasa nada por escribir un guión sobre un miembro activo del Ku Klux Klan que consigue una beca para estudiar en Harvard. El campus se moviliza para obligar al tipo a abandonar los estudios y seguir siendo un gilipollas racista sin criterio sobre nada. Como no pasa nada, tiramos el guión a la basura y añoramos nuestro bazo.