#1100


Después de que desahucien a Lobezno, el Profesor X lo acoge en su casa. Tendrán pues que compartir piso, con las consabidas fricciones, dándose lugar a una serie de divertidísimas situaciones. Lobezno, por ejemplo, un muslómano empedernido, pondrá de los nervios a Xavier con su desfile interminable de conquistas, todas ellas unas lobitas de muy buen ver que dejarán la casa perdida de pelos. El Profesor X, por su parte, continuamente estará rayando el parquet con su silla de ruedas para desgracia de Lobezno que se tiene que encargar de limpiarlo día sí, día también. En resumen, un sinfín de excentricidades que harán de esta sitcom el buque insignia de la Marvel.