#1146


La fiebre trae consigo la historia de un holograma que se enamora de un teclado de ordenador y pretende fugarse con él. Cada una de sus teclas inspiran al holograma para trazar un plan maestro que consiga unirle para siempre con el teclado. El guión es apenas un esbozo y los diálogos son tan malos que una película de Uwe Boll te parecerá una obra maestra. Con música de la Filarmónica de Viena, que interpretan para nosotros engañados, pensando que tocan para una película de Martin Scorsese. Ilusos.