#1172


Una película japonesa sobre la vagancia. Está financiada por el gobierno nipón para promover la huelga y el panchorrismo, y poner así en jaque a la economía mundial que les está dejando de lado desde hace diez años. “Todo el día al solano”, además de ser el título del filme, es el lema que no para de repetir Hiroshi, un ejecutivo de Sony que ha abandonado su trabajo para pasarse en posición horizontal las veinticuatro horas del día.