#1197


Proyectamos en el salón de nuestra casa, y para nuestros amigos, la primera película clasificada como altamente sexista por los suecos. Es el retrato amable de una ama de casa que se convierte en prostituta para poder comprarse cosas chulas en Amazon, como lencería fina, películas de Bill Murray y deuvedés con los mejores partidos de la Liga de Campeones. En fin. Los suecos. Qué tíos.