#1199


Cuando se acaba «Horizontes de grandeza» comienza otra película que William Wyler rodó para que se proyectara antes. Es un drama de ciencia-ficción protagonizado por caballos que sueñan con ir al espacio. La NASA pone en marcha el programa «Caballo Interestelar» que pretende desbancar a los rusos y a su condenada perrita Laika. Cuando la Metro-Goldwyn-Mayer vio el filme quiso retirarle el saludo, así que Wyler accedió a proyectarla después de los créditos, incluso dos horas después de que acabaran, a veces incluso días enteros, un par de años después, tal vez dos lustros o veinte años y un día.