#1287


Durante el rodaje de “Chinatown” se produjo un suceso extrañísimo en el que ahora nos basamos para rodar una película de ficción. En mitad de la producción, cambiaron a Jack Nicholson por una serie de dobles muy parecidos a él, que fueron quienes acabaron el resto del filme. Nadie se dio cuenta, ni el equipo, ni después los espectadores. Esta era la única forma de dar trabajo a un montón de sosias de Nicholson que por aquel entonces estaban en el paro. Hoy viven muy bien y ganan mucho dinero imitándolo en fiestas de cumpleaños y orgías de jugadores de la NBA, pero en aquellos días corrían peligro de extinción. El trueque sólo lo conocían Polanski, Faye Dunaway y John Huston. Jack Nicholson jamás se enteró de nada: siempre ha pensado que toda la película la había rodado él, porque no se acuerda de absolutamente nada de lo que pasó en los 70.