#1296


Saddam Hussein no ha muerto. Vive tranquilo en Beverly Hills y produce películas. Su nuevo proyecto es un biopic de John Coltrane protagonizado por Ben Affleck pintado de negro. Lo increíble es que Affleck ha dicho diez veces que no quiere participar en la película y Saddam insiste para que lo haga. Al final, por una suculenta suma de dinero que incluye un yate y dos mil esclavos, Ben aceptará ponerse en la oscura piel del célebre saxofonista. Cuando la película sea un fracaso, Saddam le echará toda la culpa al protagonista de “Daredevil” y declarará que Orlando Bloom siempre fue su primera opción.