#1321


Charles Dickens dejó escrito el guión de este peplum por si alguna vez se inventaba el cine. En él, un ciudadano romano ateo se plantea el sentido de la vida y descubre que tiene que haber algo más en ella que simplemente ir al circo y comprar esclavos. A Julio César todo esto le parece muy mal y lo destierra. El hombre pasa cincuenta años viajando a pie por el mundo hasta que vuelve a Roma, dos días antes de la famosa caída, para convertirse en un profeta de renombre, compitiendo en celebridad con otro tipo que está a punto de ser crucificado. Nos saltamos a la torera cualquier precisión histórica para que la película sea lo más espectacular posible, tal y como habría querido el mítico escritor inglés, referente directo en las sagas de “Arma letal” o “Transformers”.