#1343


Un rey avinagrado cede su puesto al no tan joven príncipe, ansioso por reinar desde que descubrió lo bien que viven los monarcas. El viejo rey se retira por la puerta de atrás, con un saco lleno de obsequios protocolarios que le permitirán bañar sus penas en whisky de malta y sus achaques en caviar “beluga”. Mientras, el pueblo llano se manifiesta en las calles por un poco de respeto. El guionista nos cuenta que se ha basado en hechos reales, pero no le creemos.