#1429


Steven Spielberg disecciona con afiladísimo bisturí la historia de este hombre gris traicionado por su mejor amigo. Socios en una empresa de eventos de magia, descubre cómo le han birlado hasta el último sombrero de copa. Es un drama con muchísimos efectos especiales que entretiene de tal forma que el año que viene estrenaremos una secuela que no tiene nada que ver. Pero dará igual mientras haya magia, trucos, chicas monas en trajes ajustados y un villano interpretado por Jeremy Irons o Ben Kingsley. Como era de esperar, supondrá la enésima nominación para John Williams.