#1457


Ridley Scott quiere ser Christopher Nolan en este filme filosófico-fantástico en el que Godzilla amedrenta a la ciudad de Nueva York con insoportables lecturas de “La educación sentimental” de Flaubert. Con todo, resulta más verosímil que “Interstellar” y más entretenida que “Origen”. Eso sí, el montaje paralelo del clímax final nos pone de los nervios. Nolan demandará a Scott por muchocientos millones de dólares, mientras el grueso de los espectadores no hará más que clamar “¿Por qué tuviste que matarte, Tony Scott?”.