#1470


Llevamos a la pantalla grande el pintoresco viaje a dedo de John Waters de Baltimore a San Francisco. Volvemos a meterlo en infinidad de coches conducidos por diferentes personas para ver qué pasa, sin acondicionador para el bigote, ni champú, ni calzoncillos de repuesto. A Waters le da un chungo y tienen que hospitalizarlo. Sin agua Evian, el rodaje ha acabado con su vida. Con el dinero del seguro rodamos un biopic cargadísimo de nostalgia sobre el pontífice del trash.