#1483


Realizar una hazaña en directo siempre fue el reto de Jennifer Aniston, que se ha propuesto matar a su compañero de reparto Ben Affleck en esta superproducción de los hermanos Wachowski. Y no es para menos: el papel de Aniston tiene muchísimo que envidiar al de Ben Affleck. Affleck es un piloto de helicóptero que vuelve a casa después de permanecer prisionero en un campo de concentración vietnamita durante sesenta años. Aniston, por su parte, interpreta a una vagabunda sin ningún tipo de trascendencia en la trama y que sólo aparece de refilón en pantalla cuando Ben sale a comprar tabaco en un descanso del rodaje. Jennifer ni siquiera sale en el montaje final, mientras que Ben vuelve de Vietnam igual de joven que se fue. De ahí el enfado de la diva. De ahí su decepción. De ahí su sueño roto de brillar en el panorama hollywoodiense. Anna Allen luchará por hacerse con el mismo papel en una más que probable secuela, o tal vez no, todo depende de la bola que le den los medios de comunicación.

Anuncios