#1492


La típica trama en la que un abogado descubre que su cliente es el Diablo y se ve obligado a exculparlo de un homicidio. Pero esta vez con muchas risas, música, color, bailes, secundarios entrañables, canciones pegadizas, secuencias de animación y un conejito llamado Gary. James Earl Jones hace de juez, Leonardo DiCaprio de abogado y, cómo no, Anthony Hopkins es por fin Lucifer en un papel que se le venía escapando desde 1977.

Anuncios