#685


Lo único que nos mueve para hacer esta película es el dinero, la soberbia y las deudas. Un millonario al borde de su muerte descubre que el hijo al que iba a dejarle toda su fortuna, en realidad es el vástago de un pizzero distraído y chabacano. El magnate, sumido en una depresión, decidirá malgastar su dinero en películas de Michel Gondry protagonizadas por Jim Carrey, veneno para la taquilla, fiascos seguros. Con Charlie Sheen como Gondry y Liam Neeson como el padre de Carrey, interpretado éste a su vez por Steve Martin.