#1099


Cuando llega abril y cae la noche, los habitantes de Rentalia deben atravesar el Círculo de Fuego Sagrado y vaciar sus bolsillos ante el Gran Señor del Mal. Si alguno osara saltarse este ritual, sería condenado y enviado para siempre a los Calabozos del Olvido. Sin embargo, un guerrero audaz aunque algo chapucero, famoso en el villorrio por matar dragones y cobrar en especias, decide enfrentarse al Gran Señor ocultando sus ganancias en el Cuenco Mágico que le ha regalado un siniestro druida. Al meter el oro, éste desaparece del cuenco. Para encontrarlo, hay que ir a buscarlo más allá de la Tierra Roja, atravesando el Río de las Almas y el Valle de los Malditos, hasta el Paraíso de los Druidas…

Anuncios